Viajar: el punto de partida

“El verdadero viaje de descubrimiento no es buscar nuevas tierras, sino mirarlas con nuevos ojos” (Voltaire)

Siempre que se produce un cambio en nosotros, es debido a una razón. En muchas ocasiones se presenta de forma inesperada, pero sin duda siempre hay un factor decisivo que marca un antes y un después, un punto de partida.

Es probable que un espíritu inquieto, con ganas de  aprender y un incesante deseo por descubrir acabe sucumbiendo antes o después al placer de viajar. Viajar es mucho más que hacer “turismo”, es un ejercicio de aprendizaje constante y autoconocimiento. Cada viaje supone un cambio en nuestra rutina y un esfuerzo por conciliar nuestra cultura con la del país que estamos visitando. Viajar es conocer gente y entablar relación con personas autóctonas, convertir a extraños en amigos, enfrentarse a la diversidad de nuestro planeta, olvidar la comodidad de nuestro hogar y embarcarnos en la aventura de descubrir nuevos lugares. En definitiva, viajar ayuda no sólo a conocer nuevas culturas, sino también a aprender de ellas. Sigue leyendo

Anuncios